sábado, 10 de octubre de 2009

Fred Astaire

Frederick Austerlitz, actor y bailarín, nació el 10 de mayo de 1899 en la ciudad de Omaha (Nebraska), hijo de una familia austriaca que había emigrado a los Estados Unidos. Debutó profesionalmente en el mundo del cabaret y el music-hall cuando solo era un adolescente. Tras perfeccionar sus dotes como bailarín y coreógrafo en la Alvien School of Dance, dio el gran salto a Broadway, teniendo como pareja en esta primera época a su hermana Adele. Con su hermana cosecharía innumerables éxitos, convirtiéndose en una de las parejas de baile más famosas de la época. Pero en 1931 su hermana se casaría con el aristócrata británico Lord Charles Cavendish, dejando a Fred en solitario.

En 1932 debutó en el cine con Joan Crawford y Clark Gable en Alma de bailarina de Robert Z. Leonard. Y al año siguiente formaría por primera vez pareja con la que sería la más conocida por todos, Ginger Rogers. Aparecían en Volando hacia Río de Janeiro (1933), y no eran precisamente los protagonistas del film, sino Dolores del Río. Pero causaron tan buena impresión con su número, que la RKO les propuso encabezar el reparto de su producción La Alegre Divorciada (1934) dirigida por su (posteriormente) habitual Mark Sandrich. A partir de aquí rodarían durante esta década numeras películas que deleitaron a los amantes de la danza: Sombrero de copa (1935) de Sandrich, Roberta (1935) de William Seiter, Sigamos la flota (1936) de Mark Sandrich, Swing Time (1936) de George Stevens, Ritmo Loco (1937) de Mark Sandrich, Amanda (1938) también de Sandrich y La historia de Irena Castle (1939), dirigida por H.C. Potter.

Al comenzar los 40 decidió terminar con el dúo formado con Ginger para formar pareja con diversas actrices: con Eleanor Powell intervino en La nueva melodía de Broadway (1940) de Norman Taurog, con Paulette Goddard en Al fin solos (1940) de H.C. Potter, con Rita Hayworth en Desde aquel beso (1941) de Sydney Lanfield y You will never lovelier (1942) de William Seiter, con Joan Leslie en The sky's the limit (1943) o con Lucille Bremer en Yolanda y el ladrón (1945) de Vincente Minnelli.A mitad de los 40 aparcó su carrera cinematográfica para dedicarse a la enseñanza. Pero retornó con el film de Charles Walters, Eastern Parade (1948) con Judy Garland y con su pareja de antaño Ginger Rogers en Vuelve a mí (1949), también Walters.

En la década de los 50 siguió trabajando en grandes películas, confirmando la imagen que se fue forjando durante toda su carrera, la de una leyenda. Realizó algunas películas como Royal Wedding (1951) con Jane Powell, Melodías de Broadway (1953) con Cyd Charisse, Papá piernas largas (1955) con Leslie Caron, Una cara con ángel (1957) con Audrey Hepburn, La bella de Moscú (1957) con Cyd Charisse, The Pleasure of his company (1961) con Debbie Reynolds y El valle del arco iris (1968) con Petula Clark.

También se atrevió con papeles totalmente alejados de lo que solía hacer en films como La hora fina (1959) de Stanley Kramer, El coloso en llamas (1974) de John Guillermin e Irvin Allen, o la película de terror Historia Macabra (1981).

En 1949 recibiría un merecidísimo Oscar honorífico por su aportación al mundo del espectáculo.

En 1954 había quedado viudo de la que fue su esposa desde 1932, Phyllis Livingston Potter. Y contrajo matrimonio por segunda vez con la amazona Robyn Smith en 1980, a la que dejó viuda el 22 de junio de 1987 cuando murió en su hogar de Los Angeles. Tenía 88 años.

2 susurros:

ShaO dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=sWlJV03Vi-Q
Bailar no la bailo pero canturrear bajo la ducha...
Besotes al compás : )

Patri dijo...

¡¡¡Oooooooooohhhhh!!! ¡¡¡Qué bonitaaaa!!! ^_^

Besotessssssssss

Publicar un comentario